Biografía comiquera

sábado, abril 22, 2006

Qué son para mí los cómics

Bueno, mientras terminan las sagas y no tengo nada que contar…he decidido que sería interesante explicar desde mi punto de vista…lo que han supuesto para mí los cómics, evidentemente…los que yo leo…porque hablar de los otros sería absurdo, ya que no tendría ningún sentido.

En mi caso concreto…creo que los cómics, como cualquier otro modelo de conducta, han influido mucho en mi forma de ser actual. Al haber leído únicamente cómics americanos (bueno, he leído más, pero me he quedado muuucho más con los valores de los que leo ahora, los americanos), he bebido mucho de la cultura superheróica, y eso me ha aportado en esencia muchas cosas: el querer ser mejor persona a diario, el intentar ayudar en todo cuanto esté en mi mano, el odiar con toda mi alma las “malas acciones” y a las “malas personas” (hasta el punto de encontrarme un poco mal a nivel fisiológico al oír hablar de robos, agresiones, peleas, etc. y sentir ira por dentro), el querer hacer lo correcto siempre que sea posible, el defender a la gente más débil si entra dentro de mis posibilidades, o al menos avisar a alguien, pero nunca permanecer pasivo.

También al haberme enganchado al género mutante, he aprendido muy bien a respetar a la gente por diferente que sea, y aceptarlos tal y como son, ya que en estos cómics se muestra como los protagonistas y demás son rechazados por los demás, sólo por ser mutantes, y en definitiva nunca han querido hacer daño a nadie, simplemente quieren vivir en paz, y maldicen los poderes que han obtenido. Serían capaces de que les privasen de ellos si así conseguían ser “normales”. Se habla mucho de los prejuicios, un tema muy interesante.
He aprendido que no debes agobiarte, deprimirte, ni pasarte la vida pensando en que si fueras de tal manera serías mejor, eres como eres, y eso es lo que te ha tocado, por supuesto que siempre se puede mejorar, y debes intentar superarte día a día, pero no pierdas el tiempo sintiéndote mal por cosas que no pueden cambiarse, simplemente, si a los demás no les gusta, olvídalos, ya habrá alguien que sepa apreciarte y te haga sentir bien.

Respecto al tema de los prejuicios, es inevitable tenerlos, porque tendemos siempre a generalizar, y cuando nos sucede algo con una raza determinada, por poner un ejemplo, tendemos a creer que toda esa raza va a actuar del mismo modo siempre. Si nos paramos a pensar es algo bastante absurdo, porque somos personas, y como tales, cada uno de nosotros es diferente, da igual la raza, el color de la piel, la cultura, el estrato social en el que nos encontremos…todo eso es secundario, podemos ser malos o buenos nos encontremos en el lugar que nos encontremos, y eso hay muy poca gente que sabe o quiere verlo. Yo he aprendido a, al menos, intentar no juzgar a la gente hasta que haga algo que merezca mi odio, mi respeto, o simplemente, mi indiferencia.

En cuanto a valores, eso es todo, y no me parece poco…pero seguro que a mucha gente le resulta extraño que todo eso me lo hayan aportado los cómics, y seguramente no sea así, pero sí es cierto que han contribuido en un 80% sin ninguna duda.

Para terminar quería comentar lo que me hacen sentir los cómics.

Los cómics me hacen evadirme en momentos de tensión, me transportan a escenarios imposibles, con seres carismáticos de poderes grandiosos, han conseguido crear unos personajes, cuyas vidas resultan muy interesantes, y cuyas acciones y reacciones son muy creíbles en la mayoría de ocasiones, lo que hace que no los considere ficticios, sino fieles compañeros que me han aportado mucho a lo largo del camino de mi vida.
Los cómics hacen que sienta una extraña sensación cada vez que aparece un nuevo número en la tienda especializada, que una vez comprado no pueda evitar leerlo en el autobús de vuelta a casa, y que una vez en casa sepa que algo grande me espera al tener todavía sobre la mesa unos cuantos ejemplares nuevos sin leer. Todo eso sin mencionar que también es una forma de lectura, y leer es algo que me encanta, y una forma de arte, que muy pocos valoran, pero que está ahí y merece ser tratada como tal.

Y por todo esto, siempre me he sentido, me siento, y me sentiré orgulloso de leer cómics :-)